22 julio, 2011

V.g.

De pronto, un día, las verdaderas pasiones, viejas o nuevas; te asaltan, te sacan los ojos y con la recien impuesta percepción ciega, emprendes un camino hacia donde nunca esperaste pero siempre quisiste.