26 septiembre, 2011

Formatur cæli



Quiero cerrar mis ojos y verte. Que seas la constante de mis parpadeos y mis sueños, quiero tenerte enteramente en mi cabeza, de punta a pie. Recordar cada acertijo de piel que tu cuerpo esconde, cada milímetro de pu belleza lo quiero puesta completamente en mi.



. . .


Que no me separo de ti porque eres tan valiente que me sacas de mi cama cada noche para que esté contigo, lejos del tiempo que nos apura y que se agota. Tú eres mi viaje más alto, el más certero. Esperado. Eres la dueña de un cielo y ahí, dentro de ti, yo vuelo con tanta confianza y cariño. Me dejo acariciar por tu viento y tengo tantas ganas de vivirte en picadas y volteretas. También eres el azul de ese cielo, más cuando se pone anaranjado o violeta y se va el sol. Eres mis ganas de viaje y de paraje.


Por eso, soy tan tuyo; como las aves son del cielo.

Tienes mi pensamiento dándote vueltas; tantas como las veces que reafirmo quererte al día.


. . .


Ahora mismo quiero sentir tu piel en mi mano. Quiero que me pongas muchas miradas de ojos cafés, pero lo que más quiero es tiempo para gastármelo contigo.

6 comentarios:

  1. Me encanta como escribes! Te sigo desde ya, y gracias por pasarte :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! Entonces ya está, nos estámos leyendo (:

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito, Jorge.

    ¿Qué es "en picadas"?

    Me gustó lo de "ganas de viaje y de paraje", entendí lo segundo como la vida sedentaria, en contraste con el viaje.

    Y me gustó lo de "tu piel en mi mano", alterando el orden lógico, que sería el inverso.

    ResponderEliminar
  4. Tienes una manera peculiar de escribir. Me gusta simplemente. Te seguiré leyendo.

    Un abrazo vecinal desde Canarias.

    ResponderEliminar
  5. Gracias DFM, nos leemos pronto (:

    ¡Fernando! Yo lo imaginé así; cuando un ave o piloto, sube en el aire y en cierto punto tira la cabeza con dirección al suelo y justo antes de impactar retoma el vuelo. Hay emociones encontradas, la del piloto o ave que hierve en adrenalina y la de los que miran, temen y se asustan.

    ¡Saludos a ambos!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la aclaración, Jorge.

    ResponderEliminar